2014, un año difícil para México

columnaRaymundoMPor Raymundo Medellín

México inicia su primer día con una larga cadena de impuestos a productos que históricamente son de primera necesidad, como es el caso del pan de dulce, entra en vigor el salario mínimo que lejos de responder a lo que nuestra Carta Magna dice, en el sentido de que debe ser digno y suficiente para pagar gastos de alimentación y vestido de los mexicanos, solamente recibió un incremento del 3.9 %, contra el costo de algunos servicios que es del 60 %; el PRI y el PRD lograron impulsar impuestos que desalentará la inversión y el consumo y como consecuencia, habrá menos empleos y la riqueza disminuirá. Tal pereciera que el actual gobierno federal desconociera las condiciones reales que se viven en México.

México padece una delincuencia organizada que flagela a la clase productiva, no son únicamente los estados de Guerrero, Michoacán y Tamaulipas los únicos estados donde se padece ese flagelo; pequeños y medianos empresarios de otros muchos estados, tienen que pagar cuotas al crimen organizado que, muchos de ellos, han preferido cerrar el negocio que trabajar para esa delincuencia que no ha podido contener el gobierno.

Sobre la cuestión de seguridad y el desorden social que se vive en México, el semanario británico The Economist hizo un análisis en el que incluye a México entre los países con alto riesgo de rebelión en 2014, pronóstico en el que México aparece al lado de países como Argentina, Brasil, Bulgaria, Egipto, Túnez y Turquía, los cuales se han caracterizado por la violencia social en sus calles en los últimos 12 meses.

The Economist dice que “La reducción en los ingresos y el alto desempleo no siempre son seguidos por agitación, sólo cuando los problemas económicos van acompañados de otros elementos de vulnerabilidad hay un alto riesgo de inestabilidad. Dichos factores incluyen una amplia desigualdad en la distribución de ingresos, gobiernos ineficientes, bajo nivel de atención a las necesidades sociales, tensiones étnicas y un historial de intranquilidad”.

Si lo anterior no fuera suficiente para reflexionar sobre las condiciones que se viven en México, una consultoría británica especializada en los riesgos políticos de integridad y de seguridad, en el Informe Mundial de Riesgos de ControlRisks, en su mapa de riesgos 2014 iluminó de color rojo los estados de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Sinaloa, Durango, Jalisco, Guerrero, Michoacán y Morelos, lo que significa que esos lugares son de alto riesgo en el rubro de la seguridad; el mapa de ControlRisks también afirma que: “Las políticas de seguridad seguirán enfocadas en las detenciones de los líderes del crimen organizado e irán a la par con estrategias de prevención a largo plazo con programas de gasto social, no obstante el ambiente de seguridad seguirá siendo un reto, con una reducción gradual de los asesinatos, pero niveles crecientes de extorsión y secuestro”. El mencionado mapa ControlRisks también indica altos riesgos de seguridad en la frontera sur de México.

Independientemente de los serios estudios que hacen sobre la inseguridad que se vive en México importantes firmas internacionales, los mexicanos que padecen la violencia, en la mayoría de los casos, como es el de las extorsiones, viven su tragedia en la soledad de su familia, ya que desconfían de las autoridades a causa de que cuando presentaron alguna denuncia ante la autoridad correspondiente, antes de la acción de justicia que se imploró, se encuentra con que sus acosadores tienen en detalle la declaración que fue a hacer de su caso.

Vemos noticias tan contradictorias en México que, por ejemplo, este enero de 2014 también recibió al doble el aumento en el precio de la gasolina que pagaran los mexicanos, pero también parece la noticia de que la banca que ha encarecido sus servicios, ganó en 11 meses 95 mil 213 millones de pesos; cifra histórica para un mismo periodo y 21.6 por ciento mayor respecto a los 78 mil 291 millones de 2012.

En México no puede seguir siendo que la clase más pobre sea la que lleve la carga más pesada en cuanto a la economía, porque por ello la violencia ya toca a la puerta.

(05 de Enero 2014)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.