Edoméx cuenta con la red de enfriamiento neonatal más grande del país

Reporte/eje19

Toluca, Méx, 28 de septiembre de 2014.- Con seis equipos denominados Cool Cap, el Estado de México es la entidad con la Red de Enfriamiento Neonatal más grande a nivel nacional, la cual permite salvar la vida y evitar secuelas neurológicas de recién nacidos que presentaron problemas para respirar al nacer.

María Elena Álvarez Lobato, coordinadora de Hospitales de Alta Especialidad, informó que estos aparatos están localizados en los Hospitales Materno Infantiles de Toluca, Chalco, Los Reyes La Paz, San José del Rincón, Atizapán de Zaragoza y Chimalhuacán, los cuales beneficiarán a casi de 308 mil pequeños.

Dio a conocer que cada unidad brinda la atención con un equipo multidisciplinario integrado por médicos pediatras, enfermeras especialistas y biomédicos, quienes se coordinan con expertos en Cardiología y Neurología del Hospital Materno Perinatal “Mónica Pretelini Saenz”, a través de la Red de Telemedicina del Estado de México. Dicha institución, localizada en la capital mexiquense, es pionera en la utilización de este sistema desde hace año y medio, por lo que su personal capacita al resto de la entidad en su funcionamiento.

 Explicó que los equipos permiten aplicar un tratamiento de hipotermia a los pequeños que sufrieron encefalopatía hipóxico isquémica -provocada por la falta de oxigenación al nacer-, mismos que ayudan a reducir hasta 40 por ciento las probabilidades de padecer secuelas como parálisis cerebral, discapacidad motora, trastornos auditivos, visuales, de postura y hasta la muerte.

Detalló que dicha red de enfriamiento –la cual tuvo una inversión de seis millones de pesos- ayuda a disminuir el calor de la parte cerebral del paciente para llevarlo a los 34 grados centígrados, toda vez que la temperatura normal de un neonato es de 37 a 37.5 grados. Para ello se le coloca un casco con agua, que al estar fluyendo a cierta refrigeración logra llegar al nivel deseado.

“Buscamos un enfriamiento moderado en la cabeza y leve en el cuerpo para que en el sistema nervioso se logren temperaturas ideales para tratar de disminuir el riesgo de muerte de las neuronas en los niños que por alguna razón tuvieron el impedimento de respirar de manera adecuada. Esto va a llevar que el niño pueda evitar complicaciones en un  futuro”, comentó.

Álvarez Lobato indicó que este procedimiento se aplica en las primeras seis horas de vida, dura 72 horas y posteriormente cuatro más se dedican a una etapa de recalentamiento, es decir, todo el proceso tarda en promedio 80 horas.

Debido a que el Instituto de Salud del Estado de México (ISEM) cuenta con la única red de enfriamiento de la entidad, pacientes de otras instituciones, como del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM), también han llegado al Hospital Mónica Pretelini a recibir el procedimiento. Además, al tener una amplia trayectoria en el manejo del equipo, especialistas de este nosocomio han capacitado a personal de 18 estados de la República que están en proceso de adquirirlo.

La encefalopatía hipóxico isquémica es un síndrome producido por la disminución del aporte de oxígeno o la reducción mantenida del flujo sanguíneo al cerebro y, de acuerdo a la estadística mundial, se presenta en uno o dos niños por cada mil nacidos vivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.