El Año Nuevo Mexicano fue celebrado por primera vez en Ixtapaluca

AÑO NUEVO MEXICANO (2)Reporte/eje19

Ixtapaluca, Méx, 14 de marzo de 2019.-Por primera vez Ixtapaluca fue sede para celebrar el inicio del Año Nuevo Mexicano o Año Nuevo Mexica en la zona arqueológica de Tlalpizáhuac, misma que eligió el gobierno del Estado de México en coordinación con el Instituto Mexiquense de Cultura e impulsada por la subdirección de Cultura de Ixtapaluca.

El inicio de este nuevo año hace referencia a la cultura mexica, que está registrado en el ciclo agrícola es decir un ciclo que inicia el 12 de marzo como una estación y cada una estaba considerada por 4 trecenas de días que son 52 días que corresponden a un fuego nuevo.

AÑO NUEVO MEXICANO (4)En la cosmogonía mexicana quiere decir la cuenta de los días registrada con respecto al movimiento del sol y de los astros, que está representada en la piedra de sol, mejor conocido como calendario azteca.

La zona arqueológica de Tlalpizáhuac fue elegida porque es un importante patrimonio cultural de del Estado de México y del municipio, ya que los vestigios arqueológicos encontrados en esta zona salieron a la luz durante las excavaciones realizadas en el ex Rancho San José Chalco en 1987, además se encontraron restos de construcciones antiguas como el temazcal partero, y materiales arqueológicos como cerámica, lítica, concha, huesos, así como entierros.

AÑO NUEVO MEXICANO (1)En representación de la presidenta municipal,  Maricela Serrano Hernández, el secretario del Ayuntamiento, Armando Ramírez García, recibió el Bastón de Mando, que le entregó la jefa de la danza y las sahumadoras, con la finalidad es expresar respeto, y cada listón o piedra preciosa amarrada al bastón expresa su jerarquía.

El secretario dijo que es importante que en Ixtapaluca haya este tipo de eventos culturales, porque es un municipio con mucha historia ancestral y con representativas zonas arqueológicas como las pirámides de Acozac y Tlapacoya.

Resaltó que estos actos enriquecen el conocimiento de los asistentes y hacen que se tenga otra perspectiva sobre las culturas mesoamericanas y más cuando se cuenta con un legado patrimonial, que en ciertos casos se han reconocido ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Para dar la bienvenida a este nuevo año hubo danzas ancestrales, cantos en náhuatl, comida y bebidas como agua miel, pulque, agua con chocolate y platillos a base de amaranto, nopal y maíz.