Esquina Oriente / La crisis político de los partidos ha dividido las simpatías de candidatos

columnapoloesquivelPor polo Esquivel.

  •  La crisis político de los partidos ha dividido las simpatías de candidatos
  •  Dice José Manzur que él no palomea a los aspirantes a diputados federales

A unos cuantos días de que concluya el 2014, la caldera política en el país está ardiendo, sobre todo en el estado de México, que aún no sale humo blanco para dar a conocer los nombres de los 40 diputados federales que competirán el próximo 7 de junio en las elecciones intermedias del 2015. Sabemos que ya los posibles suspirantes a una curul en San Lázaro ya saben que son ellos, pero aún no quieren darlo a conocer hasta en tanto no se les den luz verde. No quieren que se les caiga el teatro?

De hecho los 10 partidos que participarán en estas elecciones ya tienen sus nombres, pero lo que quieren los electores es conocer los que candidatos que competirán, sobre todo PAN, PRI y PRD, quizá el resto de los institutos políticos, la llamada chiquillada, no nos interese tanto porque realmente no representan una fuerza política contundente como los tres primeros. Y eso que todos se encuentran en crisis interna por diversas anomalías cometidas por sus líderes o quien los representa en estos momentos en el poder.

En el caso del estado de México, el secretario general de gobierno, José Manzur Quiroga, dice que se desmarcó de las especulaciones en torno a la intromisión en el palomeo de las candidaturas del PRI o de otro partido político como el PVEM o el PANAL con miras a las elecciones locales y federales del 2015.

Hacen una semana afirmó que ante los  ante los señalamientos cotidianos que apuntan a que el segundo a bordo del Poder Ejecutivo tiene injerencia en las designaciones de aspirantes a puestos de elección popular, Manzur Quiroga se hizo a un lado para sostener que «ni tiene aspiraciones, ni tiene influencia alguna» en la unción de abanderados priístas o de cualquier otra fuerza política. El político mexiquense se hizo a un lado de las especulaciones que comúnmente señalan al segundo a bordo del Poder Ejecutivo como uno de los personajes que palomean las candidaturas del PRI a puestos de elección popular. El responsable de las políticas internas del estado dijo que ese “es asunto de partidos, no de gobierno”.

Lo cierto es que la situación política en el país no es como para lanzar a aspirantes que sólo acostumbrar a levantar el dedo en la sesiones. Conocemos a muchos que incluso se van a echar un coyotito en su curul. Eso realmente es penoso, sin embargo, hay políticos que ni conoce la vergüenza, es más caen en el cinismo, como si lo que hace  fuera suficiente como para ganar un extraordinario salario. Que tal….?

Pero que esperan los mexiquenses del PRI, PAN y PRD?. Seguramente nada porque en los últimos tres los diputados han hecho caso omiso a las necesidades de la población. Los 45 legisladores locales y 40 federales seguramente ya están apuntados para brincar de Toluca al DF o viceversa, es decir, la clase política de estos tres partidos políticos ya están planeando en como jugársela para ganar la mayoría en ambas cámaras. Lo importante de este proceso electoral es que será lo que ofrecerán ahora los candidatos a cargos de elección popular para los próximos tres años?

La crisis de credibilidad en que han caídos los tres principales partidos políticos de México ha sido grave y es evidente que ya nadie les cree. Primero el PRI, con sus acciones de impunidad y corrupción que ya no pueden ocultar. Ahí está la Casa Blanca de primera dama, Angélica Rivera, La casa en Malinalco, de Luis Videgaray, secretario de hacienda, la intromisión de las fuerzas federales en desaparición, de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, en Guerrero, por decir algunos problemas.

En el caso del PRD, la falta de credibilidad obedece al desprestigió en que cayó el alcalde de Iguala, José Luis Abarca, su enriquecimiento inexplicable, la renuncia del gobernador Ángel Aguirre Rivero, aunque fue elector por los partidos PT, Movimiento Ciudadano y PRD, toda la culpa se le achaca al sol azteca. La renuncia de Cuauhtémoc Cárdenas al partido que él fundó en 1988 son, la actitud corrupta del delegado de Iztapalapa, Jesús Valencia, son unos puntos negros para el partido amarillo, son en entre otras acciones que han punteado en la falta de credibilidad de este instituto político. ¿Acaso me equivoco?

Bueno y que hay del PAN, el partido que se decía que combatía a la corrupción y la impunidad, nada de estas palabras realmente las respeta. Que de los moches que exigen los diputados federales para repartir las obras? Un partido que maneja un doble discurso, porque por un lado dice que combate estas acciones y por el otro le deja la puerta abierta para que los panuchos también son participes de estas corruptelas?

 En el caso del estado de México, la crisis interna que mantuvo en entredicho el proceso electoral para elegir a su dirigente estatal. Oscar Sánchez Juárez tardó más de nueve meses en asumir el cargo como presidente del partido. Este retardamiento le restó credibilidad la blanquiazul, que de por sí ya ocupa el tercer lugar en la entidad mexiquense y que seguramente, según las encuestas, pasaría a un cuarto sitio por falta de sensibilidad política. El tiempo lo dirá, No hay que comer ansias.

En fin tenemos una crisis política y de credibilidad en los partidos políticos, que seguramente los aspirantes sufrirán para ganarse la simpatía de electorado. Porque no es con despensas y discursos como se pueden ganar la confianza ciudadana, sino con hechos concretos y no discursos. Será una gran batalla que emprenderán los suspirantes a los congresos federal y local. Ojalá y me equivoque. Ojo y cuídese de las falsas promesas de los candidatos, no se deje engañar con un regalito o una despensa de 100 pesos. Comentarios aesquiverljesus30@gmail.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.