Esquina Oriente / Se cambia el escenario para los mexicanos…

columnapoloesquivelPor Polo Esquivel

  •  Se cambia el escenario para los mexicanos, se acentúa la crisis
  •  La realidad hizo efecto y el sueño se acabó para todos

Se cayó el escenario. La política económica ficticia que pretendía imponer el gobierno federal le dio la espalda y sufrirá las consecuencias, pero no solo la autoridad, sino los más castigados seremos los mexicanos, quien en dos años vivimos elogios no sólo del interior del país, de los propios gobernadores, las cámaras alta y baja, además de los congresos locales, todos decían que México viviría sus mejores momentos luego del regreso del PRI a los Pinos. La ingenuidad peso sobre todos los mexicanos, quienes nos hacían ver un país, próspero donde el crecimiento iría de la mano de progreso de todas las familias. Hoy despertamos y el sueño se acabó. La realidad hizo efecto y seguramente los escenarios del futuro serán más difíciles.

Esto viene al caso por la decisión del secretario de hacienda, Luis Videgaray, por cierto mexiquense, quien este viernes anunció medidas restringidas al presupuesto federal. Este ajuste al gasto público durante 2015, “de forma preventiva y responsable”, para descartar la necesidad de mayor financiamiento en los mercados, ante el entorno internacional más complejo. Aseguró que dicho ajuste tendrá “un impacto marginal”, por lo que la dependencia no modifica su estimado de crecimiento para 2015, en un rango de 3.2 y 3.4 por ciento. Se hace un ajuste preventivo de 124 mil 300 millones de pesos al gasto público, que representa 0.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Este monto, detalló, incluye ajustes a los presupuestos de Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de 62 mil millones de pesos y de 10 mil millones de pesos, respectivamente. De esta forma, “estamos anticipándonos a un problema”, no porque ya se tenga, sino para que el entorno internacional no se traduzca en un efecto adverso para la economía familiar. Vaya por funcionario.

Pero no sólo es la reducción del presupuesto federal, sino además se da marcha atrás a aquellos proyectos que se anunciaron con bombo y platillos e incluso genero suspicacia por haber considerado la construcción del tren rápido México-Querétaro, un hecho que luego se vino abajo, porque según el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), también mexiquense, Gerardo Ruiz Esparza hubo algunas inconsistencias en la licitación, eso fue en noviembre y ahora el titular de la SHCP da a conocer que se suspende de manera temporal el proyecto del tren México-Querétaro y se cancela definitivamente el Tren Transpeninsular. Asimismo, señaló que el ajuste al gasto público no afectará el proyecto del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM)..

Lo más sorprendente de estos anuncios no es que se reduzca el presupuesto, lo que preocupa más es que el gobierno federal nos hizo creer a todos los mexicanos que los tiempos a partir del 2012 iban a ser diferentes, sin embargo, ¿diferentes en qué?. Cuando tomó posesión Enrique Peña Nieto como Presidente de la República se auguraba un futuro promisorio, donde los índices delictivos irían a la baja, que los problemas con el narcotráfico sería cosa del pasado. Que con sus reformas transformadores aprobadas por el Congreso Federal en el 2013 comenzarían a redituar a los mexicanos a partir del 2014 mejores condiciones de vida y bueno para este año, ya no habría gasolinazos, bajarían las tarifas eléctricas, se acabarían los cobros de las llamadas de larga distancia, en fin un sinnúmero de promesas, que hoy vemos se han venido abajo.

Esas falsas proyecciones se vinieron abajo por muchas circunstancias. La primera de ellas es haber pintado a los mexicanos un país diferente donde la corrupción e impunidad se iba a combatir. Segundo donde las expectativas de bonanza económica  donde los habitantes les iba ir mucho mejor no ha llegado y seguramente no llegará. El hacer futurismo económico no cayó de repente y seguramente seguirán las malas noticias. El confiar la economía de México solo a los ingresos que se tuvieran por el petróleo fue un error que se pagará muy caro. ¿No cree usted?

Lo cierto es que ahora, dice el gobierno federal emprenderemos una campaña de austeridad donde no se afecten los programas sociales mucho menos la detención de las obras sociales que ya están en curso. ¡¿Pero porque aseguran que estas acciones de las políticas públicas seguirán?. Acaso saben que si también las suspenden, en un año electoral como lo es el 2015 las repercusiones políticas serían lamentables para el partido que gobierna  nuestro país. Decir que ya no habrá obras sociales, mucho menos programa a madres solteras, apoyos de personas de la tercera edad, discapacitados, becas a estudiantes le traería al PRI resultados negativos el próximo 7 de junio.

Lo que plantea en estos momentos el gobierno federal es establecer varias estrategias que eviten generar entre la población incertidumbre y muchos desesperación por los problemas que se avecinas, entre ellos una recesión económica, desempleo que incluso podría sumarse a los índices delictivos que la actual administración no ha logrado disminuirlos. Dicen que sí y los hechos violentos en algunas partes del país es grave y genera desconfianza en las instituciones. Es decir desde hace dos años la crisis de credibilidad en los gobiernos se ha acentuado más y podría ser, de no hacer algo urgente, podría desatarse un descontento generalizado que afectaría seriamente a los mexicanos.

Bueno y ante este anuncio, el gobernador del estado de México, Eruviel Ávila afirmó en el municipio de Valle de Chalco que la entidad se suma a esta reducción presupuestal e incluso la calificó como “una decisión valiente, una decisión muy responsable para reestructurar el gasto del gobierno, para evitar el día de mañana una complicación que podría afectar a todos los mexicanos. Hoy quiero expresarle al gobierno federal, al secretario Luis Videgaray, nuestro reconocimiento por esta decisión oportuna y esta decisión muy acertada para bien de nuestro país, porque habrá de reorientar el gasto del gobierno federal”.

“Tiene por objetivo apretarnos el cinturón, el gobierno federal y estatal, que quede claro, vamos a apretarnos el cinturón, el gobierno; la gente no tiene por qué apretarse el cinturón, de ninguna manera”. “haremos un análisis, con la finalidad de replicar esta acción al interior de la administración mexiquense, para lo cual ya giró instrucciones a la Secretaría de Finanzas.   Aseguró que en caso de realizar algún ajuste en el gasto público estatal, éste no afectará el desarrollo de los mexiquenses, ya que tanto las obras que actualmente se construyen en materia de educación, salud, comunicaciones u obra pública, así como los apoyos sociales que reciben quienes más los necesitan, continuarán entregándose como se hace actualmente.

Bueno así las cosas, lo cierto es que la credibilidad de los políticos está cada vez más deteriorada por no hablar con la verdad con los mexicanos, seguramente estas mentiras que viviremos tiempos mejores serán la bandera política de propuestas que nos harán en campaña los aspirantes a un cargo de elección popular. Eso es un hecho, pero dependerá de los mexicanos si se las tragan o no. Hasta mañana y ojo cuídese de las promesas porque hemos vivido siempre esperanzados y la verdad es que jamás las cumplen. Comentarios a esquiveljesus30@gmail.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.