Hablemos de…El reto a 60 años del sufragio femenino

columaberthaalboresPor Bertha Angélica Albores Ramírez

Periodista y Presidenta de la Asociación Civil Mujer Es… Solidaridad con tu Familia.

A 60 años de que la mujer logró su derecho a votar, todavía quedan retos pendientes, por eso este 17 de octubre es una fecha importante para reconocer los logros que hemos alcanzado, pero también para dilucidar  lo que nos falta para seguir consolidando nuestra democracia.

Haciendo un poco de historia debemos recordar que tras la firma del Acta de Independencia, en 1821, tuvieron que pasar todavía  132 años para que el entonces presidente de la República, Adolfo Ruíz Cortines, cumpliera su palabra promulgando la reforma constitucional, que concretaba la demanda de otorgar a las mujeres el derecho a votar en el ámbito federal; un derecho que hasta ese momento era exclusivo de los varones.

Desde entonces y hasta nuestros días sólo cinco mujeres han sido postuladas como candidatas a la Presidencia de la República: Rosario Ibarra de Piedra en1982 y 1988; Cecilia Soto y Marcela Lombardo  en1994; Patricia Mercado, 2006; y Josefina Vázquez Mota  en la elección de 2012.

Seis féminas en la historia del país lograron una gubernatura: Griselda Álvarez Ponce de León, Beatriz Paredes Rangel, Dulce María Sauri Riancho, Ivonne Ortega Pacheco, Rosario Robles Berlanga y Amalia García Medina.

Actualmente las 32 gubernaturas del país son ocupadas por hombres y sólo tres mujeres son titulares de una secretaría del gabinete de la República: Rosario Robles Berlanga, Mercedes Juan López, y Claudia Ruiz Massieu Salinas.

Y aunque hoy día, el Congreso de la Unión tiene la mayor representación de mujeres en su historia, pues ocupan 44 de las 128 senadurías y 187 de los 500 espacios en  la Cámara de Diputados, aún no logramos una democracia igualitaria con respecto a los varones. Sin contar  por supuesto, que de los más de 100  espacios en diputaciones en los congresos de los estados sólo 310 son ocupados por mujeres.

El camino hacia la consolidación de esa conquista no ha sido fácil. A través de los años las mujeres tuvimos que organizarnos y librar diversas batallas, no solo para lograr el reconocimiento como ciudadanas sino para gozar de derechos y espacios de participación política, sin embargo, aún en nuestros días existen leyes, conductas y creencias sociales que nos son adversos y que limitan nuestras libertades y derechos.

Consolidar el voto activo y alcanzar una real equidad de género, una democracia igualitaria que respete, defienda y reconozca el lugar de la mujer en la vida pública es el reto que enfrentamos los mexicanos y al que los gobiernos intentan dar la cara mediante políticas públicas de inclusión, con las que se pretende incrementar la participación de las mujeres en la vida política del país.

Un ejemplo de ello es la iniciativa recientemente presentada por el gobernador del estado de México, Eruviel Ávila Villegas, con la cual se pretende “otorgar” el 50 por ciento de las candidaturas a cargos de elección popular, tanto en la legislatura como en los ayuntamientos a las mujeres, para acceder así de manera paritaria a los cargos de representación.

Sin embargo nuestro país debe ir más allá de la idea de establecer cuotas como si fuesen dádivas, lo que necesitamos es encontrar la representación igualitaria no sólo en los cargos públicos, también en las instituciones privadas y organismos en dónde se toman las decisiones.

México requiere un nuevo compromiso social basado en el respeto de los derechos, incluidos los políticos, porque las cuotas de género no son suficientes, mientras tanto las mujeres seguiremos ganando por derecho propio más espacios tanto en la vida laboral como en la pública.

A seis décadas de la conquista de las mujeres de su derecho a votar,  el reto que tenemos como mexicanas es el de prepararnos; reeducarnos y educar a las nuevas generaciones, para que todos sepamos que varones y mujeres somos iguales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.