Ignacio Ramírez contribuyó para sentar las bases para un estado laico

Comun 542 (1)

Reporte/eje19
Toluca, Méx, 29 de junio de 2018. La lucha por la igualdad, el cuidado de los huérfanos y la defensa de los indígenas fueron algunas de las causas sociales que abanderó durante el siglo XIX, el filósofo, político y escritor Ignacio Ramírez Calzada “El Nigromante”, quien dictó cátedra en el entonces Instituto Científico y Literario, antecedente de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Durante la conferencia titulada “Un nigromante en el barrio del Beaterio”, el profesor universitario Ricardo Victoria León explicó que el intelectual nacido en San Miguel de Allende, Guanajuato, se caracterizó por su liberalismo y lucha contra la clase clerical.

Afirmó que una de sus más célebres frases: “No hay Dios, los seres de la naturaleza se sostienen por sí mismos”, que forma parte del discurso para su ingreso a la Academia Literaria de San Juan de Letrán, en 1837, ubica su postura política contra la iglesia, que en aquel entonces respondía únicamente ante la autoridad papal.

En el Museo de Historia Universitaria “José María Morelos y Pavón” del Edificio de Rectoría, manifestó que entre los datos biográficos del “Nigromante” destaca que cuando fue condenado a fusilamiento por oponerse a la imposición del emperador Maximiliano de Habsburgo, Víctor Hugo, el célebre escritor francés, intercedió por él y solicitó clemencia ante el congreso mexicano, por lo que el intelectual mexicano fue exiliado a Yucatán.

Ignacio Ramírez Calzada, abundó, fue uno de los personajes que influyó en la Constitución de 1857 y sentó las bases para un estado laico. Fue un gran impulsor de la educación gratuita y escribió: “el crimen más grande que puede cometerse contra cualquier ciudadano es negarle una educación que lo emancipe de la miseria”.