Observando/Tercios en la elección del estado de México

pepe toñoPor: Pepe Toño

Las elecciones del 2017 para elegir al gobernador del Estado de México son un parámetro de cómo viene la elección para el Presidente de la República en el 2018. Por ello los políticos saben que hay un voto conocido como “voto duro” de cada partido político y saben que es una elección intermedia, es decir habrá una participación de no mayor a 38 por ciento de la lista por lo que el próximo gobernador en el estado de México ganará con poco más de un millón y medio de votos. Habrá un gobernador que ganará con la mayoría de la minoría de los participantes.

La participación ciudadana en esta contienda electoral será respeta por el mismo sistema político y de gobierno si el ganador rebaza los cinco puntos porcentuales entre uno y otro candidato. El PRI está seguro que ganará con su estructura que siempre ha mantenido con las prebendas a través de los programas sociales; el PAN ha sido rebasado y no aumenta en simpatía ni con la visita del ex presidente de la nación Felipe Calderón; MORENA ha quedado estancado y sólo unos destellos cuando habla Andrés Manuel López Obrador y el PRD sigue sumando puntos muy a la callada.

Tanto el PRD como la Candidata Independiente siguen sumando votos, le están restando simpatizantes al PRI, PAN y MORENA incluso la gente indecisa es la que se esta refugiando en el PRD y la Independiente.

MORENA inicio la campaña, según encuestas la daban como favorita seguida del PRI, PAN y no mencionaban al PRD ni a la Independiente. En la actualidad las encuestas han callado y ya no salen como antes, la realidad es que han sido rebasadas y ya no pueden ser manipuladas por aquellos que quieren seguir en el poder económico y político del estado de México.

Al PRD lo daban por muerto según sus contrincantes y aquellos perredistas que decidieron irse con su “Mesías” Andrés Manuel López Obrador, incluso varios de ellos dejaron al Sol Azteca al no poder obtener su candidatura a cargos de elección popular en los procesos electorales pasados, aquellos que vieron al partido “casi muerto” ahora lo ven que esta encabezando las encuestas, incluso no han querido sacar las encuestas porque lo dan por ganador.

Tanto el PRI como MORENA quisieron hacer creer al electorado que sólo había dos candidatos, pero la realidad es que es una elección de “tercios” donde cada tercio le corresponde a cada partido y es de al menos un millón 300 mil votos, si la participación es del 38 por ciento.