Quema de residuos sólidos en plantas cementeras impacta gravemente al ambiente

comun 0320 (1)Reporte/eje19

Toluca, Méx, 06 de mayo de 2019. -En el Estado de México existen dos plantas cementeras dedicadas a incinerar residuos sólidos y que generan altas cantidades de contaminantes como dióxido de carbono, dioxinas, furano y benceno, afirmó la investigadora de la Facultad de Geografía de la Universidad Autónoma del Estado de México, Brisa Carrasco Gallegos.

En conferencia de prensa y acompañada por el académico del Laboratorio de Investigación en Desarrollo Comunitario y Sustentabilidad, Jorge Tadeo Vargas, y el integrante de la Alianza global por alternativas a la incineración, Eduardo Giesen Amtmann, la especialista detalló que dichas plantas se encuentran en los municipios de Tlalnepantla y Apaxco.

Los expertos precisaron que las cementeras utilizan residuos sólidos como combustible en el proceso de producción del cemento, las emisiones que generan abonan a la mala calidad del aire en la Zona Metropolitana del Valle de México y generan problemas de salud. Además, las plantas realizan esta acción sin contar con una regulación ante las autoridades estatales o federales.

De hecho, alertaron, en la planta de Tlalnepantla ya no se produce cemento y únicamente es utilizada para incinerar alrededor de siete mil toneladas de basura al día, principalmente generada en la Ciudad de México, a cuyo gobierno se cobra 600 pesos por tonelada.

“Se trata de una planta inhabilitada que genera severas problemáticas ambientales y contribuye a la mala calidad del aire en la zona metropolitana del Valle de México”.

Por otra parte, subrayaron, la planta en Apaxco se encuentra en una zona industrial amplia que colinda con el estado de Hidalgo, donde se encuentra cuatro plantas cementeras más. “Es una zona de alto impacto al ambiente, ya que además existen ahí plantas de producción de plástico”.

En esta planta, indicaron, se queman alrededor de 127 mil toneladas de residuos peligrosos al año. Además, se prevé que se quemen 55 mil toneladas más anualmente.

Los especialistas puntualizaron que la quema de residuos aumenta con respecto a la producción de cemento y aseveraron que es posible ocupar combustibles amigables con el medio ambiente para producir este material para construcción.